InicioCuaderno de viajeRenania del Norte-Westfalia

Escapada renana

Este mes he retomado la tan sana costumbre de viajar, de ver qué hay más allá de nuestras estrechas y apretadas fronteras. Tras casi dos años de inactividad, he aterrizado de nuevo en Alemania, donde he podido desgranar con calma dos de sus regiones: Renania del Norte-Westfalia y Baden-Württemberg. Y allí, en sintonía con el ambiente, me he sumergido en su forma de vida, sus tradiciones y su gastronomía, en todo un ejercicio de slow travel. La zona bien lo merece.

La región de Renania del Norte-Westfalia concentra una activa actividad cultural y comercial, y en términos geográficos se caracteriza por el curso de los ríos Rin y Ruhr. La confluencia de estas dos importantes cuencas fluviales vertebra la región metropolitana Rin-Ruhr, la mayor área urbana del país, y reúne numerosos lugares de interés que se pueden recorrer a golpe de tren.

El curso del Rin, la vía fluvial más utilizada de Europa, atraviesa las ciudades ribereñas de Düsseldorf, Colonia y Bonn, a las que el río confiere un entorno atractivo en el que no faltan paseos fluviales y zonas portuarias repletas de animados bares y restaurantes. El panorama urbano lo delinea una singular mezcla de iglesias góticas, torres de telecomunicaciones y audaces construcciones modernas.

Por su parte, la cuenca del Ruhr (Ruhrgebiet), tiempo atrás conocida por sus plantas siderúrgicas y sucias minas de carbón, es una región en expansión que se ha reinventado para el presente posindustrial. El río que serpentea por este valle traza una ruta que incluye varias paradas: Duisburgo, Essen y Dortmund.

Más al norte, merece una visita la exuberante ciudad de Münster, una de las más atractivas entre Colonia y Hamburgo. Célebre por su abundante arquitectura gótica y románica, ofrece un ameno contrapunto en los invernaderos del jardín botánico, junto al castillo barroco (Fürstbischöfliches Schloss), sede de la Universidad de Münster.

También alejada de la conurbación, pero al oeste, cerca de la frontera alemana con Bélgica y los Países Bajos, se encuentra Aquisgrán (Aachen). Conocida por las aguas humeantes de sus manantiales minerales, comparte con personalidad propia el particular atractivo de otras ciudades balnearias como Budapest, Karlovy Vary o Baden-Baden. Contribuye a su atractivo único el conjunto arquitectónico que forman la impresionante catedral (Aachener Dom) y el edificio barroco del ayuntamiento (Aachener Rathaus).

Colonia

Colonia

Düsseldorf

Düsseldorf

Ver más fotos

Contenido destacado