Viaje a Zúrich

Zúrich es una de las ciudades con mejor calidad de vida del mundo y en estas fechas cuenta con varios mercados de Navidad que parecen sacados de un cuento y que, tal como se puede esperar de un lugar tan atractivo, son de los más visitados de toda Europa. Todo ello ha sido razón de sobras para despedir este año tan prolífico en esta maravillosa ciudad, paradigma de la perfección y del bienestar, donde cada día de diciembre parece un cuento de Navidad.

Zúrich se sitúa muy próxima a los Alpes, por lo que la vida de la montaña impregna todo el ambiente. Ha sido reconocida en dos ocasiones como la ciudad con mayor calidad de vida en el mundo, lo cual es un privilegio al alcance de muy pocas ciudades. El centro histórico, con las callejuelas empedradas de la zona peatonal de Niederdorf, irradia un encanto único.

Los mercados de Navidad, con sus puestos de comida callejera, el imparable fenómeno de los food trucks y ese apetitoso aroma a comida guarra, son una tentación irresistible.

El mercado de la ciudad vieja de Zúrich es el más antiguo de la ciudad, con gran cantidad de puestos en Niederdorfstraße, en Hirschenplatz, y en el patio interior de Rosenhof. Otro muy famoso es el Wienachtsdorf, en Sechseläutenplatz, que incluye una gran pista de hielo. Y el Christkindlimarkt, en la Estación Principal, es uno de los mayores mercadillos cubiertos de Europa. Reúne más de 160 casetas con una cuidada decoración y tiene un imponente árbol de Navidad de 16 metros de altura decorado con 7.000 cristales de Swarovski.

Quien tenga ocasión de visitar la ciudad entre el 16 de noviembre y el 31 de diciembre encontrará el Museo Nacional transformado en el Illuminarium, un paraíso invernal de luces, color, magia y gastronomía. Algo así como una Feria de Abril alpina.

Contenido destacado