InicioCuaderno de viajeLisboa

Nueva visita a la vieja Lisboa

1 min

Hay ciudades que uno no se cansa de visitar. Una de ellas es Lisboa. Asentada sobre siete colinas con vistas al río Tajo, sus encantos se pueden contemplar desde lo alto, donde la panorámica invita a bajar a los barrios antiguos y a descubrirlos junto al traqueteo de los tranvías amarillos que recorren las angostas calles empedradas.

La capital portuguesa es solo el comienzo. Más allá de sus límites, la aventura y la historia se entrelazan en lugares como Cascais, con sus tranquilas playas doradas y los impresionantes acantilados de la Boca do Inferno, que ofrecen un espectáculo natural inolvidable. Estoril, con su emblemático casino y las intrigantes historias de espionaje de la época de la Segunda Guerra Mundial, aporta un toque de misterio.

No menos fascinante es Belém, cuna de los descubrimientos marítimos que aún hoy inspira a los aventureros modernos. Sin embargo, es en Sintra donde la fantasía cobra vida entre palacios de ensueño y jardines frondosos, coronados por el Palacio da Pena, un caleidoscopio de color y fantasía.

Cada visita a Lisboa es una promesa de nuevos descubrimientos, un viaje que va más allá del tiempo y el espacio, y que invita siempre a regresar.

Contenido destacado