El despertar primaveral de Eslovenia

Eslovenia regala unos paisajes vírgenes en plena Europa, con vistas vertiginosas de picos alpinos, montañas, valles y lagos cristalinos como recién salidos de un cuadro paisajista. Este pequeño país, que en abril huele a primavera, ha sido un descubrimiento sorprendente, y la sorpresa ha empezado en la misma capital del país.

Liubliana

Liubliana es una de las capitales más verdes y agradables de Europa. Y logra ese equilibrio esquivo entre tamaño y calidad de vida: es lo bastante grande para resultar interesante y lo bastante pequeña para recorrerla a pie sin fatigas. El tráfico está restringido en el centro, con lo que las frondosas orillas del río Ljubljanica, que fluye de color verde esmeralda por el corazón de la ciudad, están libres para peatones y ciclistas.

Un buen lugar donde comenzar a explorar Liubliana es la colina del castillo medieval, a la que se accede de varias formas. El ascenso a pie por Mačja steza regala unas bonitas vistas de la Iglesia Parroquial de San Jaime y de los tejados del centro histórico. El castillo es uno de los elementos más distintivos de la pequeña capital de Eslovenia.

La diversidad climática y geológica de Eslovenia favorece la creación de un abanico muy amplio de vinos. De las 52 clases de cepas que se cultivan, en el centro de Liubliana se sirven algunas variedades en perfecta combinación con todo tipo de delicias marinas. En el mismo centro, el enorme mercado al aire libre, instalado los días laborables entre las plazas de Vodnikov y Pogačar, es un buen lugar para pasear y deleitarse con mil y una curiosedades.

Bien entrada la noche, Liubliana tiene una atmósfera única, realmente mágica, y un sinfín de opciones para el terraceo y el buen comer. La escena nocturna de la pequeña capital eslovena, ecléctica y vibrante, ofrece en Cankarjevo nabrežje un lugar perfecto para ver y ser visto. En esta temporada del año, las orillas del río se convierten en una terraza larguísima, ideal para sentarse al fresco y disfrutar de un Spritz en el ambiente tan mágico y animado que se crea al anochecer.

La alegre calle de Eipprova es otro de los principales centros de entretenimiento de Liubliana y cuenta con un colorido conjunto de cafés y pubs. Quienes disfruten con lo alternativo, encontrarán en Metelkova uno de los barrios de cultura underground más importantes de Europa. Pese a su aspecto, es un lugar que acoge con gratitud a todos sus visitantes. Incluso cuenta con un albergue, el Hostel Celica, ubicado en una antigua prisión.

Liubliana Liubliana Liubliana

Bled

Es imprescindible una excursión al Lago de Bled. El escenario es cautivador: un lago cristalino, una isla diminuta, una iglesia de una belleza imposible y un castillo adosado a la pared del acantilado. Si a todo ello se le suma un telón de fondo con picos alpinos, Bled parece recién salido de la mesa de dibujo de un artista. Las góndolas, por su parte, añaden un toque extra de romanticismo al lago, ya por sí solo un escenario arrebatador.

Contenido destacado