InicioPublicacionesArtículos y capítulos de libroLifelogging: la propia vida, en una «caja negra» personal

Lifelogging: la propia vida, en una «caja negra» personal

En busca de un mayor autoconocimiento, la humanidad se ha esforzado siempre por conservar todo tipo de documentos y efectos personales como testimonio de su trayectoria vital. Hoy la tecnología digital permite que muchas personas capturen su actividad cotidiana en un archivo multimedia detallado que después se puede explotar y compartir.

Muchas personas llevan ya un registro minucioso, en tiempo real, de aspectos relevantes de su vida diaria, y capturan datos que así construyen una especie de autobiografía digital. Esta práctica de recopilar datos sobre experiencias personales se conoce como lifelogging y permite extraer información significativa sobre cómo vivimos. El espectro de aplicaciones es casi ilimitado:

  • autocontrol sanitario: monitoreo de actividades deportivas, horas y calidad del sueño, seguimiento anímico, hábitos de nutrición;
  • seguimiento de la ubicación: seguimiento de personas, animales y objetos, geovallado;
  • externalización de la memoria humana: apoyo al recuerdo de acontecimientos y experiencias;
  • vigilancia y contravigilancia: cámaras de salpicadero (dash cams), cámaras de bicicleta, sousveillance;
  • otros usos y aplicaciones: hábitos lectores, gestión del tiempo, análisis de finanzas personales.

Sobre esta tendencia, que ofrece un enorme potencial para inferir conocimiento sobre cómo vivimos, hablo en un artículo recién publicado en ThinkEPI, del que se ha hecho eco la revista Retina en un espléndido reportaje.

Smartwatch

Mediante teléfonos móviles o dispositivos integrados en la indumentaria, muchas personas capturan datos que, reunidos, construyen toda una autobiografía digital.

Contenido destacado