Receso primaveral en el Ariège

Francia es un país fascinante que en cada región esconde un pueblo con encanto. Muestra de ello es el Ariège, una zona montañosa de paisajes suntuosos, pueblos medievales y castillos cátaros. Años atrás la crucé de camino a la majestuosa Reserva Natural del Néouvielle, un paraíso para los amantes de la alta montaña. Este año me ha apetecido detenerme aquí, como se ha detenido el tiempo en esta comarca, para recorrerla con calma y disfrutar del contacto con una naturaleza que se ha conservado intacta y salvaje.

Contenido destacado